Conducir suele ser para una muchos una experiencia relajante y placentera. Sin embargo existen determinadas situaciones que rompen totalmente con esta tranquilidad. Situaciones en la carretera en que la tensión y el estrés se apoderan de los conductores. Una de las más habituales es la caravana.

¿Qué entendemos por caravana?

Normalmente la conducción es fluida. Tu vehículo puede circular sin problemas a una velocidad constante y adecuada. Pero no siempre es así. El tráfico se puede congestionar por múltiples razones: un accidente, una avería, restricciones, lentitud en la circulación…

Estas congestiones suelen provocar que la velocidad de circulación sea inferior a la habitual. Cuando las condiciones de tráfico son extremas es posible que tengas que incluso parar el vehículo durante bastante tiempo. Es entonces cuando hablamos de caravana.

Todos hemos visto, incluso vivido en primera persona, las interminables filas de vehículos parados en medio de la carretera. Esta situación de tráfico tan excepcional requiere de medidas especiales en su conducción.

No pierdas los nervios

El primer punto es tan evidente como necesario. La sensación de no poder avanzar y perder el tiempo es realmente estresante. Es capaz de sacar de quicio a cualquiera. Sin embargo, perder los nervios no es en absoluto una opción válida.

Cuanto más alterado estés más temeraria será tu conducción. Tus movimientos al volante serán más bruscos, y disminuirán tu concentración y reflejos.

Respeta una distancia mínima de seguridad

distancia_caravana_opt

Como bien sabes, una caravana se caracteriza por una gran densidad de vehículos en la carretera. No obstante, incluso en esta situación, es necesario mantener una distancia mínima de seguridad.

En caso contrario puede que no dispongas de espacio suficiente para frenar en caso de que el vehículo de delante frene de manera brusca. Puedes provocar un choque que cause todavía más tensión y atrasos.

Evita acelerones y frenazos bruscos

Una caravana requiere de paciencia y pausa en la conducción. Es evidente que dar grandes acelerones para frenar bruscamente al cabo de cinco metros no es eficiente.

Puedes provocar inseguridad en la carretera con los vehículos de tu alrededor. Además, por si fuera poco, consumirás más combustible y provocarás un mayor desgaste del vehículo.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te ha resultado útil? Puedes compartirlo con tus contactos en tus redes sociales.

pablo deslocalizacionPablo Mazón

CEO de Movertis
info@movertis.com
977 23 27 80