5 Tips para mejorar el servicio al cliente de tu empresa de transporte

 

El cumplimiento de plazos desde el lugar de origen hasta el lugar de destino ya no es el único factor para evaluar la calidad del servicio al cliente en el transporte, al margen de si hablamos de mercancías, de reparto o de movilidad de pasajeros.

 

Un entorno cada vez más competitivo y un cliente cada vez más exigente y capacitado en soluciones informáticas y digitales han provocado que las empresas de este sector se fijen en otras cuestiones no menos importantes.

 

Servicio al cliente en el transporte: por qué el esfuerzo logístico no basta.

 

Muchas empresas del transporte creen erróneamente que una mayor inversión en las actividades logísticas y operacionales es suficiente para ganarse la confianza del cliente.

Pero no, no lo es. Sin duda mejorarás el ritmo de tus labores diarias y es posible que llegues a tiempo a todas tus entregas y finalices todas tus rutas sin contratiempos. Pero ojo, eso no necesariamente es un buen servicio al cliente.

 

Detrás de los clientes hay personas, y a esas personas les interesan sobre todo factores como la cercanía, la información oportuna, el seguimiento, los servicios personalizados,  los canales de retroalimentación, entre otros.

 

Porque si tienen la oportunidad de elegir, elegirán la empresa que más se acerque a este modelo de atención. ¿Para qué elegir una compañía que no los tiene en cuenta más que como destinatarios de una mercancía o pasajeros con los que no volverán a interactuar?

 

Mejora tu servicio al cliente en el transporte: claves útiles.

Sí, el servicio al cliente es una inversión. Pero créenos: vale muchísimo la pena. Tanto, que tu empresa puede marcar distancia frente a otras del sector y acabar convertida en la número uno. Suena bien, ¿verdad?

 

El asunto es cómo rentabilizamos dicha inversión. Y para ello no hay nada mejor que poner en práctica algunas acciones, como por ejemplo:

 

1.Ofrece información relevante al cliente:

 

La cuestión ya no es solo ofrecer información sobre un servicio. Ahora el asunto pasa por brindar información de utilidad, es decir, que sirva para satisfacer una necesidad. Quizá el cliente ya no solo quiera oír el «su paquete está en reparto», sino que le interese más saber en qué punto exacto de la ruta está y qué tipo de vehículo lo transporta.

 

2.Gestiona «a priori» y no «a posteriori»: 

 

La gestión de un servicio inicia mucho antes de que los vehículos se pongan en marcha. Cuanto más control exista, más probabilidades de éxito. Si corriges a posteriori, no solo es posible que tardes en solventar un incidente, sino que tus costes logísticos aumentarán.

 

3.Crea un área específica para la atención al cliente:

 

¿Personal contable tratando de gestionar la demora de una entrega? ¿El encargado de marketing supervisando una ruta? No, haz que la atención al cliente sea un servicio con forma propia y responsables especializados.

 

4.Que el servicio al cliente sea una cultura en tu empresa:

 

O en palabras llanas, que todo tu personal tenga claro que el cliente es lo primero y que tenga conciencia del compromiso con este hecho.

 

5.Tu servicio no acaba cuando llegas a destino:

 

Este es un error bastante extendido entre las empresas de transporte. Finalizan una entrega y se olvidan del asunto. Es el cliente el que verifica el estado de la mercancía o la calidad del servicio y da la última palabra. ¿Qué gana una empresa que se retira tan pronto como puede y no atiende a un cliente insatisfecho? ¡Nada!

 

Recapitulemos: un servicio al cliente eficaz es aquel que proporciona respuestas útiles durante todas las fases del proceso, incluida la de posventa. Nadie mejor que tú sabe cuáles son las necesidades de tu empresa de transporte y dónde es preciso poner los acentos. ¿A qué estás esperando?




 Acceso a la plataforma
 Formación con consultores
 Soporte técnico 24/7

Compartir:

LinkedIn
Twitter
WhatsApp
Email

Nuestras Redes

Al día de todo

Conoce todas las novedades del transporte

Suscríbete a la Newsletter

Para ti

Artículos relacionados