Claves para garantizar la seguridad en el transporte de mercancías

Publicado Por Rafael de Movertis el julio 27, 2018

Cuando se trata de garantizar la seguridad en el transporte de mercancías, cada empresa suele tener sus prioridades y métodos para ello. Esto tiene que ver con que las flotas de vehículos no son iguales ni en el número ni en las condiciones y, por ello, es lógico que también varíen las necesidades.

O dicho en otras palabras: la seguridad de una flota de 90 vehículos de trasporte no depende de los mismos factores que la de una flota de 15. Tampoco es igual una flota que realiza largos desplazamientos a otra que sólo lo hace en el plano local.

Sin embargo, al margen de estas y otras singularidades, sí que es posible señalar unos cuantos elementos básicos que se pueden aplicar para garantizar la seguridad en el transporte de mercancías a nivel general.

¿Cómo actúa la seguridad en el transporte de mercancías?

La seguridad de las mercancías y la calidad de los servicios son exigencias que ninguna empresa de este sector puede pasar por alto. Por ello, la clave está en adaptar de la mejor manera posible la flota de vehículos a las circunstancias y las coyunturas en las que se realizan los servicios de transporte.

Esta adaptación debe realizarse tanto a las condiciones habituales del transporte como a las condiciones especiales, que son aquellas que surgen de manera imprevista y se relacionan con fallos, incidentes, robos o incluso accidentes.

Adicionalmente, es necesario saber de antemano que dicha adaptación tiene un coste, el cual se ve reflejado en la instalación de sistemas informáticos, dispositivos de control y, en últimas, en la adquisición de parámetros que mejoran la calidad de los servicios, beneficiando notablemente a las empresas.

Seguridad en el transporte de mercancías

La seguridad del transporte de mercancías es algo que se inicia antes incluso del transporte como tal. La mercancía es el mayor valor que posee una empresa que se dedique a ello y por tanto debe conservarlo desde el momento en que cae en sus manos.

Se trata, ante todo, de una cadena de acciones en la que la idea central es evitar riesgos o errores a lo largo del proceso de logística.

5 elementos clave a tener en cuenta

Al margen, como decíamos antes, de las especificidades de cada caso, los 5 elementos que no podemos soslayar si se quiere garantizar la seguridad del transporte de mercancías se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Protección contra hurtos:

El robo de mercancías durante el transporte de un lugar a otro es más común de lo que creemos. Cualquier flota o vehículo pueden ser víctimas de este tipo de acciones. Los electrodomésticos, la ropa y los medicamentos son algunos de los artículos que más desaparecen. De ahí que sea necesario contar con sistemas de seguridad como alarmas, sensores y precintos especiales que nos adviertan de actividades sospechosas o del intento de hurto.

  • Control de las temperaturas de transporte:

Como bien sabemos, no todas las mercancías viajan en condiciones iguales. La naturaleza de las mismas obliga a que los vehículos de transporte tengan una serie de condiciones para garantizar su mantenimiento, calidad y conservación. Un ejemplo sencillo lo vemos en los productos refrigerados o en los de carácter perecedero; la flota debe estar adaptada para ello. También se incluyen en este apartado las mercancías peligrosas, de las cuales ya hemos hablado en otro post.

  • Gestión de vehículos:

Aquí entran todos los elementos que sirven para tener una monitorización eficaz del estado de los vehículos, de los conductores y de las rutas de transporte. Es decir, factores como las horas de conducción, las revisiones periódicas de cada vehículo, el control de la velocidad, el análisis de las carreteras y rutas, entre otras. Aunque actualmente existen herramientas digitales que realizan dichas labores, la presencia de un Gestor de Flotas continúa siendo muy importante.

  • Control de estiba y manipulación:

Detectar a tiempo los daños a los que pueda ser sometida una mercancía es otro elemento clave. Muchas veces no sabemos si un artículo ha sido golpeado o mal estibado antes, durante o después del trasporte, lo cual puede acarrear serios problemas legales con los clientes y los intermediarios.

  • Seguros por pérdida o daños:

Para evitar todo lo anterior, es necesario que las compañías de transporte de mercancías contraten seguros que les permitan cubrir, si procede, los costes de los incidentes que puedan presentarse. Las pólizas más frecuentes cubren los daños derivados de incendios, rayos, inundaciones, hundimiento de puentes o caminos, extravío de bultos, defectos de embalaje y hasta retrasos en los plazos.

Si quieres aumentar la seguridad de las mercancías que transportan los vehículos de tu flota, ocúpate de estos aspectos. Recuerda que no sólo estarás protegiendo la mercancía como tal, sino también la reputación y el prestigio de tu compañía.

Caso de éxito de empresa de transportes

Entradas relacionadas

Consejos para repostar barato y ahorrar costes en combustible

¿Qué tipos de frenos existen y cómo alargar su vida?

Conducción en equipo: tiempos de conducción y descanso

New call-to-action