DESCUBRIENDO LA LOGÍSTICA INVERSA

Publicado Por Movertis el agosto 24, 2017

La cadena de suministro consta de unos pasos muy marcados. Son los que empiezan en el productor y terminan en el cliente. Sin embargo estos pasos no se recorren siempre en la misma dirección. A veces se toma la contraria. Es entonces cuando hablamos de logística inversa.

¿Qué es la logística inversa?

Si atendemos a la definición de Wikipedia encontramos lo siguiente:

“el proceso de planificación, implantación y control de forma eficiente y al coste óptimo del flujo de materias primas, materiales en curso de producción y productos acabados, así como el de la información relacionada, desde el punto de consumo hacia el punto de origen con el objeto de recuperar el valor de los materiales o asegurar su correcta eliminación”

Esta definición, tan correcta y completa como extensa se puede resumir en pocas palabras. La logística inversa contempla el retorno de determinados materiales desde el cliente hasta su origen.

Tipos de logística inversa

El proceso de logística inversa se puede clasificar básicamente en dos tipos:

residuos_logistica_inversa-opt

  • Logística inversa de devoluciones: En este caso hablaríamos de envases, embalajes u otro tipo de materiales. Es una parte del producto final que el cliente no va a utilizar. En cambio sí tiene un valor económico para el productor, ya que lo puede reciclar o reutilizar. Por eso hay un pacto entre ambas partes para que se inicie este proceso de retorno a cambio de un descuento en el producto final.
  • Logística inversa de residuos: Son los deshechos generados por el producto final. No representan un valor para el cliente ni para el productor. No obstante, por razones ecológicas no pueden ser eliminados sin más, requieren un tratamiento. Por eso es común el acuerdo entre las dos partes para que sea el productor quien se encargue de ello.

Flujos de la logística inversa

flujos_logistica_inversa-opt

El proceso logístico habitual, representado por el flujo directo, es por todos conocido. Tal y como muestra el gráfico, empieza en la materia prima. A través de ella y otros componentes se llega a fabricar el producto. Este producto posteriormente será distribuido hasta llegar al cliente final.

En la logística inversa todo el proceso se revierte. Es el cliente quien devuelve el material en cuestión al centro de distribución. Éste retrocederá otro peldaño hasta el fabricante del producto para su reutilización. Llegado el caso pasará a un estado de refabricación y en último lugar a su reciclaje.

Ejemplos de logística inversa

Llegado a este punto habrás entendido el concepto de logística inversa y su funcionamiento. Sin embargo, unos ejemplos prácticos servirán para tener una visión más amplia del tema. La logística inversa se lleva a cabo en casos como estos:

  • Reciclaje de materiales
  • Refabricación de producto
  • Incineración
  • Reutilización
  • Reparación
  • Venta como producto outlet

La logística inversa es un proceso cada vez más importante en la cadena de suministro. Conocer su funcionamiento y posibilidades te dará la posibilidad de decidir si puede resultar una práctica interesante para tu empresa.

Solicitar información

Entradas relacionadas

Alarmas antirrobo para camiones: cómo reforzar la seguridad de tu flota

Qué es la estiba: información, legislación y recomendaciones

Garantiza la cadena de frío de tu mercancía

New call-to-action