Norma WLTP: Cómo afecta a la producción y a la fiscalidad del automóvil

Publicado Por Movertis el mayo 16, 2018
  • Inicio
  • Logística
  • Norma WLTP: Cómo afecta a la producción y a la fiscalidad del automóvil

¿Qué es la WLTP?

La WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedures) es el nuevo método de medición de emisiones y consumos adoptado en el ámbito europeo, y qué consiste en una nueva forma de llevar a cabo las pruebas por las que se miden estos parámetros a la hora de la producción de nuevos motores por parte de los fabricantes de automóviles.

Esta nueva forma de medición de los valores mencionados sustituye desde el mes de septiembre del pasado año, 2017, al sistema por el cual se realizaban las pruebas hasta entonces, el conocido como ciclo NEDC (New European Driving Cycling), el cual era menos exigente a la hora de practicar las evaluaciones de los motores en cuanto emisiones de co2 y consumo de combustible.

Diferencias entre la normativa NEDC y la WLTP

La principal diferencia entre estos 2 ciclos de medición de los valores de contaminación y consumo es cómo se realizan las mismas, es decir, en qué condiciones y bajo qué circunstancias.

El ciclo NEDC, destacaba por ser un sistema de medición en el que las pruebas que se practicaban a los vehículos se llevaban a término en estático dentro de un laboratorio. No se tenían en cuenta aspectos fundamentales como la propia circulación del coche, el ambiente y la forma de conducción del usuario. Se introducían unas sondas especiales equipadas con un software de detección de humos en los tubos de escape de los vehículos y se realizaba un muy corto recorrido, apenas unos metros, en circuito cerrado, en las que se exigía al motor para saber cuál era la cantidad de combustible que consumía.

La WLTP, es una forma de evaluar los mismos parámetros principales en los que hacía hincapié el ciclo NEDC, es decir, el nivel de emisiones de co2 y el consumo real del vehículo, pero esta vez, acertadamente, introduciendo una variable muy importante, las pruebas se realizan en el exterior, no en un laboratorio, y en condiciones reales de conducción

¿Qué efectos produce este cambio de ciclos de medición?

Principalmente dos:

  • Aumento de las emisiones de los motores
  • Asociado al anterior, aumento del nivel impositivo en la matriculación de los vehículos

Con la nueva WLTP, cualquier tipo de motor, sea gasolina, diésel o híbrido, arroja unos datos de medición más elevados que con el antiguo NEDC, y esto comporta unos cambios en la producción de los vehículos y en la normativa fiscal existente en cada país de la Unión Europea.

Los fabricantes han tenido y tienen que adaptar la nueva fabricación de motores a las exigencias de esta nueva normativa, lo cual supone incrementar las inversiones destinadas a I+D para adaptarse a esta nueva normativa que se va a desarrollar a través de las pruebas establecidas en el nuevo reglamento al efecto, conocido por sus siglas en inglés, RDE (Real Driving Emissions), que consiste como ya hemos dicho en realizar las pruebas de medición de valores en condiciones reales de conducción.

Este nuevo reglamento es el que incide en el segundo de los aspectos que hemos descrito: su adaptación a los tramos impositivos que gravan la matriculación de un vehículo nuevo en función de los gramos/kilómetro de co2 que emiten los motores.

Al observar este nuevo sistema, se van a ver afectados todos los vehículos, ya que los datos que van a ofrecer van a ser sensiblemente mayores, y modelos de coches que hasta ahora estaban exentos o poco afectados por estas cuestiones, se van a hallar inmersos en aumento de sus costes de matriculación, aspecto que va a afectar directamente a los consumidores finales.

Adaptación en el tiempo de esta nueva normativa

Aunque la WLTP entró en vigor el pasado 1 de septiembre de 2017, se ha establecido un período de tiempo para la implementación de la norma en la fabricación de los motores, por un lado, y en la aplicación de la nueva fiscalidad en la matriculación de vehículos nuevos, por el otro.

En el caso de la fabricación, todos las marcas han de cumplir con la WLTP para todo sus nuevos modelos el día 1 de septiembre de 2018, habiéndose iniciado ya por muchos de ellos la adecuación de sus motores al nuevo reglamento. Marcas como Opel, Ford, Volkswagen, Peugeot y algunas más, ya han producido modelos que reflejan en su ficha técnica los valores acordes con la WLTP. En otros casos, aún no se han realizado los cambios pertinentes, pero todos, sin excepción, tienen como fecha límite el 1 de septiembre de este año.

De igual manera, todos aquellos modelos que aún no se hayan adaptado en dicha fecha, deberán expresar obligatoriamente los datos relativos a emisiones y consumos de los 2 ciclos, el NEDC y la WLTP.

En el ámbito fiscal, el plazo para la adecuación de tramos impositivos se amplia hasta el 1 de enero de 2019, dado que hay al menos un 6% de los vehículos que se van a ver afectados por la aplicación del nuevo reglamento RDE.  Cabe destacar, que, en España, en la actualidad, se establecen 4 tipos de tramos impositivos con relación al impuesto de matriculación, que viene determinado por las emisiones de Co2 de los vehículos:

  • Vehículos exentos del pago del impuesto de matriculación. Son aquellos que emiten 120 gramos/kilómetro o menos de Co2.
  • Vehículos que pagan un 4,75%. Son aquellos vehículos que emiten entre 121 y 160 gramos/kilómetro de Co2.
  • Vehículos que afrontan un impuesto del 9,75%. Aquellos que emiten entre 161 y 200 gramos/kilómetro de Co2.
  • Vehículos que tributan con un 14,75%. Son los que superan los 201 gramos/kilómetro de emisiones, en adelante.

Conclusiones

El futuro nos encamina a unos cada vez más rígidos controles de agentes contaminantes de nuestra atmósfera, y teniendo en cuenta que el Co2 es el principal gas de efecto invernadero, el sector de la automoción se va a ver obligado a frecuentes desarrollos en investigación de motores que emitan una menor cantidad de gramos/kilómetro de gases, o a utilizar nuevas fuentes de energía que puedan propulsar los vehículos. Desde hace ya algún tiempo, muchos fabricantes están haciendo crecientes inversiones en la fabricación de motores eléctricos, híbridos, de gas natural, de gas licuado, etc, que a buen seguro contribuirán a la reducción de residuos que afecten al aire que cada día respiramos.

Por todo ello, normativas como la que nos ocupa, WLTP, y su reglamento, RDE, han de ser acogidas de forma optimista en el largo camino que nos queda por recorrer para conseguir una mayor sostenibilidad de nuestro planeta.

Optimiza tu empresa de transporte en 10 pasos

Entradas relacionadas

GPS antirrobo: ¿puede la tecnología GPS prevenir robos en tus vehículos?

Consejos para mantener la cadena de frío en el transporte de alimentos

Tacógrafo analógico y tacógrafo digital: ¿En qué se diferencian?

New call-to-action