¿Qué tipos de carga puedes encontrar en el transporte de mercancías?

Publicado Por Noemí de Movertis el octubre 11, 2018
  • Inicio
  • Transporte
  • ¿Qué tipos de carga puedes encontrar en el transporte de mercancías?

En el mundo del transporte de mercancías, se llama carga a los bienes o mercancías que se transportan. En función de cómo sea ese producto, de su naturaleza  y de cómo se proteja y empaquete para su transporte, se habla de diferentes tipos de carga. ¿Quieres saber cuáles son?

Tipos de carga: clasificación general

En general, las cargas se clasifican en dos tipos, carga general y carga a granel. Veamos en que se caracteriza cada una de ellas y los tipos de carga que engloban:

  • Carga general. Se trata de aquella mercancía de diferentes tamaños, pero que se puede contar por unidades. Estos productos pueden ir sueltos o empaquetados de diferentes formas. Según sea esta forma, hablamos también de:

    • Carga fraccionada: cuando la carga se transporta en fardos, sacos, cajas o paquetes.

    • Carga unitarizada: en este caso, la carga va agrupada en paquetes de mayor volumen, en pallets o contenedores.

  • Carga a granel. Se trata de productos que, por sus características y futuros usos, se transportan sin ser empaquetados de manera individual. Estamos hablando de productos como la arena, el hormigón, los cereales, el agua o determinados gases. Esta mercancía se transporta en contendores especiales o en los denominados camiones cisternas. Según las características de estos materiales, la carga se puede diferenciar también como:

    • Carga a granel sólida: cuando el material a transportar es un producto sólido, como el abono, las harinas, granos o determinados alimentos.

    • Carga a granel líquida: cuando la mercancía es líquida, como zumos, leche, aceite, agua o petróleo.

    • Carga a granel gaseosa: en este caso, hablamos de productos en estado gaseoso.  Algunos de los más comunes son el gas propano o el butano.

Clasificación de los tipos de carga en función de la naturaleza de la mercancía

Otra forma de clasificar los diferentes tipos de carga, es atendiendo a la naturaleza de la mercancía a transportar. Así, podemos encontrarnos con:

  • Carga de mercancías peligrosas. Determinados productos son considerados como peligrosos por sus características.  Estamos hablando de productos tóxicos, inflamables, gases contaminantes, sustancias radiactivas  o venenosas o productos explosivos, entre otros. Estos artículos pueden suponer un gran riesgo para la salud pública y ocasionar grandes catástrofes naturales, de ahí que la seguridad en su transporte cobre vital importancia. Todos los vehículos que transporten cargas peligrosas deben estar debidamente señalizados con los paneles reglamentarios para cada tipo de carga.

  • Carga de productos perecederos. Cuando la carga a transportar contiene productos que necesitan de una temperatura constante para su conservación. Claros ejemplos son los alimentos, como frutas, verduras, carnes, pescados y congelados, pero no son los únicos. Dentro de esta categoría también podemos incluir el transporte de flores o de ciertos medicamentos.

  • Carga de productos frágiles. Otro tipo de cargas son aquellas que transportan productos que se pueden romper fácilmente y que necesitan un embalaje y unos cuidados especiales para protegerlo. Objetos de cristal, porcelana, barro, televisiones, antigüedades o piezas de arte entrarían dentro de esta categoría.

Consejos para transportar los diferentes tipos de carga

Un correcto transporte de la carga es la base del funcionamiento de tu negocio. Por eso, es necesario recordar algunas cuestiones claves para garantizar que la mercancía que transportas llegue en perfecto estado:

  1. Selecciona el vehículo adecuado para cada tipo de carga. No es lo mismo transportar pallets con material de obra que cajas de frutas, ¿verdad? Para las frutas, necesitarás un vehículo refrigerado que controle la temperatura.

  2. Coloca adecuadamente tu carga. Cuando la carga sea general, organízala de la mejor manera dentro de tu vehículo es básico para una conducción más segura y eficiente. Distribuye correctamente el peso y ten en cuenta si tienes que realizar varias paradas para distribuir la mercancía.

  3. Planifica tu ruta. Una adecuada planificación te ayudará a acortar los tiempos, abaratar los costes y a reducir los riesgos al volante, con lo que reduces las posibilidades de que la carga que transportas pueda sufrir algún percance.

  4. Implementa un sistema de gestión de flotas en tu empresa. Las plataformas de gestión de flotas te ayudan a gestionar y monitorizar todo lo que ocurre en tu empresa. Gracias a estas plataformas, podrás saber en cada momento dónde se encuentra la mercancía o si ha ocurrido alguna incidencia. Además, algunas de ellas disponen de un efectivo sistema de alertas para mantenerte informado en todo momento.

Ventajas adicionales del uso de un software gestor de flotas

Otra de las ventajas de los sistemas de gestión de flotas, es que te permite ofrecerle una información detallada de cómo ha transcurrido el transporte de su mercancía. Una función que te ayudará a ganarte la confianza de tus clientes y a diferenciarte de la competencia.

Caso de éxito de empresa de transportes

Entradas relacionadas

¿Cada cuánto tiempo debes pasar la ITV de tu vehículo de mercancías?

La gestión y control de flotas en el transporte internacional de mercancías

Geolocalización de clientes y gestión de flotas de mercancías

Solicitar Demo
New call-to-action