Ahorrar gasolina: cómo hacerlo y las consecuencias para la salud

Publicado Por Movertis el mayo 07, 2018
  • Inicio
  • Transporte
  • Ahorrar gasolina: cómo hacerlo y las consecuencias para la salud

En los momentos actuales, en los que el consumo de energía es tan elevado por parte de todos los habitantes de este planeta, hay que adoptar una serie de medidas de ahorro en uno de los principales apartados en los que cotidianamente gastamos más, que no es otro que el del consumo de gasolina de nuestros vehículos.

En la actualidad, el consumo diario por cada habitante en este país está cercano a los 4 litros, que, dicho de esta manera, quizás nos pueda parecer poco, pero, que, si lo multiplicamos por los 26,5 millones de conductores que somos, nos sale una cantidad total de 106.000.000 de litros, los cual nos hace saber que estamos haciendo importante derroche económico y un verdadero ataque a nuestro entorno en forma de gases contaminantes.

Importancia del ahorro de combustible en nuestra economía doméstica

Un dato importante a tener en cuenta, que se da, casi seguro, en cada domicilio de nuestro país, es que hay un mínimo de 2 coches, dado que el uso del automóvil ha dejado de ser exclusivamente del padre de familia, como era antaño. Hoy por hoy, es muy frecuente que ambos cónyuges dispongan de un coche para sus desplazamientos del día a día, y que también alguno de los hijos que hayan superado la edad legal para poder conducir, tenga otro automóvil.

Esto hace que el dinero destinado a combustible en una familia suponga un porcentaje elevado del gasto mensual. De ahí, que debamos adoptar una serie de medidas o consejos para ahorrar combustible, y que son perfectamente realizables por cualquiera de nosotros. Por ejemplo:

  • Comprobar la presión de los neumáticos: Unos neumáticos con una presión diferente a la indicada por el fabricante, perjudica la eficiencia en la conducción y aumenta el riesgo de sufrir un accidente.
  • Conduce con marchas largas: En los coches manuales, las marchas largas son las que menos combustible gastan, es por eso que hay que cambiar rápidamente a 2a después de arrancar y mantener marchas largas siempre que podamos.
  • Mantén una distancia de seguridad: Te permitirá tener más margen para acelerar y frenar, así no tendrás que hacerlo de forma brusca.
  • No revoluciones el coche en exceso: Normalmente se aconseja cambiar de marcha cuándo el motor está entre 2.000 y 2.500 rpm en los coches de gasolina y entre 1.500 y 2.000 en los diésel.

Teniendo en cuenta estos pequeños trucos, la cuenta bancaria familiar lo agradecerá, tanto por al ahorro a la hora de ir a llenar el depósito, como en la reducción de gastos destinados al mantenimiento y correcto funcionamiento de nuestro vehículo.

Ahorro en la elección de nuestro coche

Otros de los aspectos importantes a la hora de ahorrar en los gastos de combustible, es la correcta elección a la hora de adquirir nuestro vehículo: tener muy claro cuál va a ser el uso que le vamos a dar, y no dejarnos llevar por nuestros impulsos irracionales, e incluso por las modas que, casi siempre, nos acaban imponiendo los fabricantes de automóviles mediante sus poderosas estrategias de marketing y publicidad.

Si nosotros nos encontramos en una ciudad, y los desplazamientos habituales que hacemos se reducen a los trayectos entre nuestro domicilio y nuestro lugar de trabajo, no necesitamos un vehículo diésel, por más que nos repita que su consumo es menor. Por el contrario, si por nuestras circunstancias personales, nos vemos obligados a realizar trayectos largos, no hemos de comprarnos forzosamente un coche de gasolina, aunque nos digan que sea más seguro por su potencia en carretera y a la hora de realizar adelantamientos.

Es muy importante que seamos lo más objetivos posible, y sepamos elegir bien, de lo contrario, nuestro ahorro en combustible puede convertirse en agujero en nuestro bolsillo.

Ahorro en el coste mediambiental

Aunque sea muy importante, y esté relacionado en cierta manera con el ahorro económico (gastos por tasas medioambientales e impuestos de circulación), no es el aspecto meramente monetario el que debería preocuparnos más. Hay un coste mucho más elevado en relación con el consumo de combustible, y que, si bien es cierto, no es tan impactante en nuestra economía doméstica mensual, a largo plazo puede resultarnos más perjudicial. No es otro que el coste medioambiental que supone la elección de los vehículos que nos compramos.

Cuando compramos nuestro nuevo coche, tratamos de hacerlo en función de nuestros gustos y nuestras posibilidades económicas, pero un aspecto que casi nunca tenemos en cuenta, son las emisiones de gases contaminantes que nuestros automóviles lanzan a la atmósfera.

Cada año que pasa son mayor el número de personas fallecidas por la respiración continuada de gases tóxicos que se generan en nuestras ciudades, y también aumenta el número de personas que han de ser hospitalizadas y tratadas por este motivo, con el consiguiente aumento de los costes sanitarios, que, no olvidemos todos, sufragamos todos y cada uno de nosotros con nuestros impuestos.
Es por ello, que hemos de tender a la elección de vehículos que equipen motores que nos permitan ahorrar combustible, pero que tampoco dañen excesivamente el medioambiente, de ahí la importancia de plantearnos la compra de coches que sean híbridos, de gas natural, comprimido o licuado, o, si nuestras circunstancias lo aconsejan, eléctricos.

Conjunción perfecta

Tras los argumentos expuestos anteriormente, y siempre adaptando todos ellos a nuestras posibilidades reales, tanto económicas como personales, la mejor elección para un ahorro de combustible que tenga un buen impacto tanto en nuestro bolsillo como el entorno en el que vivimos, es aquella que se conduzca a la elección de un vehículo con un consumo de energía ajustado y que respete el medioambiente. De esta manera, ahorraremos dinero por ambos lados, reduciremos nuestras visitas a las gasolineras y pagaremos menos impuestos (en los próximos años todos los gobiernos prevén unos ingresos elevados por impuestos medioambientales), a la vez que podremos tener un aire de mejor calidad y reduciremos el número de visitas a los hospitales. Entre las muertes por causas relacionadas con los gases de efecto invernadero, el más abundante y perjudicial para nosotros es el que sale todos los días por los tubos de escape de nuestros coches: el CO2.

Calcular Ahorro 

Entradas relacionadas

Calculadora de ahorro de combustible

Consejos para repostar barato y ahorrar costes en combustible

Combustible normal o premium, ¿conoces las diferencias?

Solicitar Demo
New call-to-action