7 consejos para reducir el tiempo de inactividad de tu flota

Publicado por Movertis el junio 04, 2020
Twitter Linkedin
  • Inicio
  • 7 consejos para reducir el tiempo de inactividad de tu flota
Una flota inactiva es sinónimo de pérdidas para tu empresa. Por eso, resulta crucial aprender a reducir el tiempo de inactividad de tus vehículos. 

Nos referimos como tiempo de inactividad aquel período en el que un vehículo está parado. Reducir ese tiempo, hará que tu flota sea más productiva y puedas sacar más rendimiento de cada viaje. Esta inactividad puede deberse a muchos motivos, en los que destacan: 

  • Mala planificación de las rutas
  • Falta de personal
  • Asignación de tareas incorrectas
  • Descontrol de tiempos y conducción
  • Reparaciones y mantenimiento

En este artículo, compartimos contigo 7 consejos para minimizar estas situaciones y poder así mejorar tu productividad.

1. Genera informes de tu actividad

Generar informes acerca de tu flota es una buena manera de evitar grandes períodos de inactividad. De este modo, será más fácil identificar valores inusuales y anticiparte a cualquier problema.

Además, la información de los sistemas de gestión de flotas es en tiempo real, por lo que también podrás aumentar la comunicación con tus trabajadores, con lo que podrás contactar con ellos directamente para saber qué es lo que pasa y encontrar una solución rápidamente.

 

2. Mejora tu planificación de rutas

Como ya te hemos explicado al inicio del artículo, muchas veces la inactividad de tu flota se debe a la mala planificación de tus rutas, o a la toma de decisiones errónea a la hora de asignar nuevas tareas a los conductores.

Para solucionar estos fallos, te recomendamos que utilices herramientas que te ayuden a mejorar tu toma de decisión. Hablamos de un software de gestión de flotas, con el que podrás automatizar la asignación de tareas y optimizar tus rutas. Además, tendrás toda la información de tus vehículos en un solo clic, con lo que podrás interactuar en tiempo real con tu flota si fuera necesario.

 

3. Sigue un mantenimiento proactivo

El más común de todos los motivos que causan el tiempo de inactividad es, precisamente, el número de reparaciones y mantenimiento en tus vehículos.

Lo mejor para evitarlo es ser proactivos, es decir, con mantenimientos preventivos o predictivos. Este tipo de mantenimientos consisten en anticipar posibles fallos y evitar que ocurran, gracias a los protocolos que siguen sus planes de mantenimiento, que se aseguran de que el estado de cada componente del vehículo sea el óptimo.

Un software de gestión de flotas puede ayudarte en eso, ya que permite automatizar alertas cada ciertos intervalos, como el kilometraje o el tiempo conducido, para asegurarse de que se minimice los servicios parados.

 

¿Sabías que . . .

realizar mantenimientos preventivos puedes ayudarte a ahorrar hasta un 40% de las reparaciones?

 

4. Analiza el histórico de reparaciones

Conocer el estado actual de tus vehículos y el historial de sus reparaciones, te ayudará a saber en qué componentes son más vulnerables y así saber en cuáles debes tener un mayor control.

Una de las formas más eficaces de hacerlo, es con la ayuda de un sistema que te permita almacenar todos los mantenimientos históricos en remoto, para así poder revisarlos cuando y donde sea. También permitirá enlazar los datos para tener una visión global de los datos del vehículo e identificar cualquier anomalía.

Por ejemplo, puedes darte cuenta de que a lo largo del ciclo de vida del vehículo, la bujía se ha cambiado en exceso. Esto te ayudará a saber con más precisión que puede estar pasándole a tu vehículo y, por lo tanto, encontrar una solución.

También te ayudará a ver el número de reparaciones para saber el mejor momento para reemplazar un vehículo, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

5. Reemplaza tus vehículos a tiempo

Ten en cuenta que el tiempo en el taller (y por lo tanto, el tiempo inactivo) de los vehículos aumenta a medida que envejecen. Muchas empresas comenten el error de aplazar el reemplazo de un vehículo, sin darse cuenta de que, a medida que disminuye el rendimiento de un vehículo, aumentan también sus costes.

Saber cuando se debe reemplazar un vehículo no es fácil, aunque si aprovechas los datos de tu flota, será más fácil tomar una decisión adecuada.

 

6. Controla los tiempos de conducción

Otro de los puntos a destacar es el tiempo de conducción y los descansos de los conductores. Cuando una empresa gestiona una flota muy grande de vehículos, es difícil llevar el control de los tiempos de sus conductores y los descansos que debe realizar. Este descontrol puede causar fallos que se traduzcan en pérdidas de tiempo, retrasos en las entregas o descontento por parte de los trabajadores. 

Para mejorar esta situación, será importante que tengas una visión del tiempo de conducción de cada trabajador y los descansos efectuados, para así poder saber en pocos clics si puedes enviar a un conductor ha hacer otra entrega o no. 

7. Forma a tus conductores

Pide ayuda a tu equipo para disminuir el tiempo de inactividad. Uno de los causantes es el mal estado de los componentes, así que forma a tus conductores para que apuesten por una conducción eficiente o eco-friendly, y motívalos a que sean detallados a la hora de escribir una incidencia o explicar un problema. 

Optimiza a tu gestor de flotas

GUÍA GRATUITA

  • Casos prácticos para gestionar tus rutas
  • Características y funciones del gestor ideal
  • Tecnología para mejorar el rendimiento 
DESCARGAR GUÍA GRATIS
CTA - gestor de flotas

Entradas relacionadas

5 pasos para minimizar los efectos del COVID-19 en tu flota

Cómo crear un plan de sostenibilidad para tu flota

Consejos para medir el éxito de tu sistema de localización